La empresa alemana Siemens comenzó demostraciones del concepto eHighway, una autopista eléctrica para vehículos pesados, en California, cerca de los puertos de Los Angeles y Long Beach, donde tres camiones fueron dotados con una línea de transmisión conectable para transportar mercancías entre ambos puntos.

En sinergia con el Distrito de Administración de la Calidad del Aire de la Costa Sur (SCAQMD, por sus siglas en inglés), la proveedora de soluciones en tecnología instaló, en una milla de vía, un sistema que suministra electricidad a los vehículos, similar al funciona con los tranvías en las ciudades, el cual también permite la operación de los camiones fuera de las secciones electrificadas por esta infraestructura.

El objetivo es reducir la contaminación del aire en las zonas de carga intensa. Los camiones de servicio pesado son la principal fuente de emisiones contaminantes en el sur de California, cita Siemens en un comunicado; por ello, desarrollar un sistema de movimiento de mercancías cero emisiones en estos puntos reducirá la presencia de gases de efecto invernadero.

“Este proyecto nos ayudará a evaluar la viabilidad de un sistema de movimiento de carga sin emisiones que utilice cables elevados”, dijo Wayne Nastri, Director Ejecutivo de SCAQMD. “Esta demostración podría conducir al despliegue de sistemas eHighway que reducirán la contaminación y beneficiarán la salud pública de los residentes cercanos a los puertos”.

Por su parte, Andreas Thon, Director de proyectos y electrificación en América del Norte para Siemens, reveló que expertos esperan que las emisiones mundiales de CO2 provenientes del tráfico de mercancías por carretera se dupliquen para el año 2050. “Este sistema de camión electrificado, lo que llamamos eHighway, puede modernizar la infraestructura existente utilizando la última tecnología para acomodar la creciente cantidad de viajes de mercancías, reducir las emisiones nocivas y mantener competitivos a estos puertos, uno de los mayores impulsores económicos de nuestro país”, expresó.

Para las pruebas son utilizados un camión eléctrico de batería, uno eléctrico híbrido de gas natural y un híbrido de diesel; los dos primeros fueron desarrollados por TransPower, mientras que el último es tecnología provista por Mack Trucks. Los tres vehículos circulan desde la calle East Lomita Boulevard hasta Dominguez Channel, en Carston, California.

El proyecto consta de una inversión inicial de 13.5 millones de dólares (mdd), provenientes de SCAQMD, Siemens, China Shipping, el Puerto de Long Beach y Los Angeles; así como la EPA.