En el marco de la reunión de la Asociación Americana de Transporte Público (APTA, por sus siglas en inglés), realizada en Atlanta, Estados Unidos, Cummins y GILLIG anunciaron una asociación para integrar y desarrollar una nueva tecnología eléctrica para impulsar autobuses.

El trabajo consistirá en el desarrollo de una nueva batería eléctrica para los buses GILLIG, la cual está planeada para un rango de funcionamiento de más de 320 kilómetros en una sola carga. El vehículo contará con un motor de tracción directa con un torque de 2,582 lb-pie, y utilizará la energía recuperada de un sistema de frenado regenerativo. Un paquete de accesorios electrónicos será alimentado por el sistema Cummins.

Al respecto, Amy Boerger, Vicepresidenta de Ventas en Norteamérica de Cummins, explicó que el tren motriz eléctrico desarrollado por su compañía representa un gran paso adelante para la industria. Al mismo tiempo, se dijo encantada de que las unidades de GILLIG tengan acceso a esta tecnología cero emisiones.

Por su parte, Derek Maunus, Presidente de la armadora estadounidense, destacó la cercana relación de negocios con Cummins, y ahora, con esta colaboración, compartirán su visión para desarrollar conjuntamente el bus eléctrico de baterías más avanzado y completo del mercado.

“Hemos aprovechado las décadas de experiencia de nuestras compañías en el diseño del sistema e integraremos esta avanzada tecnología en las plataformas líder de la industria de GILLIG”, expresó

Boerger detalló que además de estos trabajos, la alianza también abarcará toda la gama de servicios de soporte técnico 24/7, diagnósticos, conectividad por aire, planes de garantía flexibles y programas de capacitación listos para cuando los autobuses eléctricos entren en servicio.

“En Cummins, vemos nuestra red de soporte al cliente tan importante como la tecnología que ofrecemos, y será una clara ventaja para nosotros cuando introduzcamos sistemas electrificados”, agregó.

Cummins actualmente alimenta la serie GILLIG de piso bajo, BRT, BRTPlus y trolebuses con una amplia cartera de diesel limpio y gas natural. La adición de los sistemas eléctricos se alineará con el objetivo de introducir a las flotas, unidades cero emisiones mientras mantienen relación con los servicios postventa de GILLIG.

“Cummins y GILLIG han estado trabajando juntos desde la década de 1950 para introducir innovadoras soluciones de energía de buses – y estoy muy emocionado de continuar ese éxito hacia la nueva era de los autobuses eléctricos”, finalizó Maunus.