Los puertos de Salina Cruz, Oaxaca, y Progreso, Yucatán, son declaradas Zonas Económicas Especiales (ZEE), con las que ya suman cinco de éstas áreas que tienen como objetivo detonar el crecimiento y desarrollo económico de la región sureste del país, de acuerdo a su potencial y localización estratégica.

Salina Cruz, parte del corredor del Istmo, tiene, además de un potencial comercial, una refinería que la convierte en una locación atractiva para la inversión en materia energética; también, en este punto se busca potenciar inversiones limpias, geotérmicas y eólicas.

Por  otro lado, en Progreso se hará una ZEE de nicho, enfocado en la informática y tecnologías de la información.

Durante la declaratoria, el presidente Enrique Peña Nieto dijo que su administración tiene proyectadas hasta siete ZEE. Detalló que las cinco ya declaradas hay inversiones comprometidas que al día de hoy representan más de 6,200 millones de dólares (120,000 mdp) que ya se están materializando. En los próximos 10 o 15 años, estimó, estas cinco ZEE tendrán una inversión de 700,000 millones de pesos.

“Las Zonas Económicas Especiales significan mejores condiciones y mejores entornos para la generación de empleos”, dijo el mandatario federal ante autoridades de los tres niveles de Gobierno.

Teniendo como escenario el puerto de Salina Cruz, Gerardo Gutiérrez Candiani, titular de la Autoridad Federal para el Desarrollo de las Zonas Económicas Especiales (AFDZEE), reveló que dos empresas que tienen la intención formal de invertir en Salina Cruz, mientras que seis ya están formalmente interesadas en Progreso.

El funcionario destacó el corredor que conforman las ZEE de Coatzacoalcos y Salina Cruz por su alta competitividad, que permitirá a la región del Istmo ser un eje de los flujos comerciales y logísticos más dinámicos del mundo, una herramienta que apuntale la competitividad del país, puente de continentes y entre el sur y norte de América.

Asimismo, explicó la zona de Asia-Pacífico es la de mayor dinamismo económico y que es desde Salina Cruz que pueden abordarlas. El funcionario federal aclaró que es fundamental la inversión en materia de infraestructura para el éxito de este proyecto.

Reconoció que Yucatán se está adelantando a los tiempos al consolidar un clúster dedicado a la tecnología. Han apostado al sector que  además de mayor valor agregado y generador de riqueza en este momento y a largo plazo.

Alejandro Murat, Gobernador de Oaxaca, expresó que durante años su estado se ha visto inmerso en una dispersión poblacional y lo complicado de su orografía, que han representado retos de conectividad para tener mejores autopistas y puertos, y generar así una atmósfera que atraiga inversiones. Ahora, con hecho histórico se mira de nuevo a la región sureste para ser parte del desarrollo del país.

“En esta ZEE, podrán venir empresas de todo el mundo y ver que hay más de 12 tratados de libre comercio, que tendrán un mercado potencial de más de un billón de personas, para que aquí se pueda hacer el siguiente gran corredor industrial de valor agregado”, señaló y agregó que la firma de estos convenios es para el sureste lo que representó para el norte del país la firma del TLCAN.

Rolando Zapata Bello, Gobernador de Yucatán, por su parte dijo que este acontecimiento representa un paso más en la apuesta por la investigación científica que derive en el desarrollo de nuevas tecnologías, en la determinación de la iniciativa privada para invertir en manufactura avanzada, así como consolidar el potencial de la Reforma en Telecomunicaciones.

En el marco de la declaratoria, la empresa Southwestern Energy anunció, a través de su representante Tood Peterson, la creación de una planta de gas natural, una planta de metanol y una de producción de parafinas y lubricantes sintéticos con una inversión de 460 millones de dólares, la acción generará más de 500 empleos en la región.