British Petroleum (BP) inauguró oficialmente su primera gasolinera en México como parte de su plan de invertir en el creciente mercado nacional de combustible y conveniencia en los próximos cinco años.

Este centro de abastecimiento se encuentra en Ciudad Satélite, en Naucalpan, Estado de México, y es el primer sitio global de la marca petrolera operando en México, ya que el país aprobó la desregulación del mercado minorista de combustible en 2013. BP tiene planes de abrir alrededor de 1,500 gasolineras en los próximos cinco años.

Tufan Erginbilgic, director ejecutivo de BP Downstream, dijo que la estrategia minorista de BP se centra una oferta fuerte y diferenciada basada en combustibles de primera calidad, lubricantes y conveniencia para los consumidores en los mercados en crecimiento en todo el mundo.

“Estamos encantados de ser la primera compañía petrolera internacional que sirve a los consumidores mexicanos en lo que es el sexto mercado de gasolina y diesel para consumidores en todo el mundo”, señaló.

Los nuevos sitios de BP en México contarán con la participación de tiendas minoristas y de islas de reabastecimiento de servicio completo que ofrecen combustibles BP con tecnología ACTIVE, que ayudan a proteger los motores de los consumidores.

“La oferta minorista de BP ya es muy conocida en Estados Unidos y Europa por los combustibles de alta calidad, los lubricantes Castrol y una gran oferta de conveniencia”, dijo Álvaro Granada, gerente general de BP en México.

BP planea abrir alrededor de 200 puntos de venta de marcas BP en México este año, incluyendo tanto el concesionario como los sitios de propiedad y operación de la compañía.

Entanto, Joaquín Coldwell, secretario de Energía, señaló que esta inauguración va a contribuir a que la apertura del mercado de combustibles tenga más variedad de marcas y de competencia.

“Como todos sabemos, en nuestro país, durante casi 80 años el desarrollo para el almacenamiento, transporte y comercialización de petrolíferos estuvo cerrado a la inversión de particulares y, ante el incremento del consumo, el sistema se fue haciendo insuficiente para satisfacer las necesidades actuales y estimadas del futuro”, dijo.

En los últimos 13 años, México incrementó aceleradamente su consumo de combustibles y pasó de ser el 8º al 4° lugar como consumidor global de gasolinas.