Las empresas Kinder Morgan (KMI) y TrailStone Group anunciaron un acuerdo para constituir en asociación una empresa de comercialización de gas natural en México, la cual combinará el abastecimiento y transporte de gas de América del Norte, para suministrar el producto en los mercados industriales y generadores de energía ubicados en Monterrey, Nuevo León, y otros mercados en el país a los que se pueda acceder.

KMI, propietaria de gasoductos, y TrailStone Group, una firma de inversión en el sector energético, indicaron a través de un comunicado que la nueva empresa operará bajo el esquema de riesgo compartido, que aún están pendientes las aprobaciones regulatorias, y se espera que esté lista para comenzar a operar en el primer trimestre de 2016.

Asimismo, precisaron que la nueva empresa conjunta, será administrada y operada por TrailStone, proporcionará un paquete de suministro de gas natural, que puede incluir gas proveniente del centro de distribución Henry Hub en Louisiana o alternativas de precios basados en el Canal de Navegación de Houston, así como servicios de almacenamiento.

También indicaron que están llevando a cabo conversaciones con los productores estadounidenses y los usuarios finales en Monterrey, además de otros clientes conectados a la red nacional mexicana de gasoductos.

“La empresa de comercialización proporcionará una opción conveniente y eficiente para los usuarios finales en el área de Monterrey y otras regiones de México, para beneficiarse del bajo costo del gas natural estadounidense bajo la nueva normativa de acceso abierto que entrará en vigor en México en el año 2016″, dijo Larry Bell, vicepresidente de comercialización y transporte de KMI.

A su vez, David Silbert, presidente y director general de TrailStone, mencionó que la empresa es un bloque importante en la edificación de la expansión del comercio de productos básicos físicos y de la plataforma de logística de la firma, por lo que están ” entusiasmados de seguir desarrollando nuestra relación estratégica con Kinder Morgan”.

KMI, con sede en Houston, es una de las mayores compañías propietarias de infraestructura energética en Estados Unidos y opera una red de 135 mil kilómetros de gasoductos u oleoductos con aproximadamente 165 terminales. Mientras que TrailStone Group, también con sede en dicha ciudad tejana, es una empresa global propietaria y operadora de activos en el área de la energía y la minería.