Desde el pasado 7 de marzo empezó a ser comercializado el Sora FC Bus de Toyota, un autobús con celdas de combustible y próximo a recibir la certificación para este tipo de vehículos en Japón.

La marca estima introducir más de 100 autobuses de celda de combustible, principalmente dentro del área metropolitana de Tokio, antes de los Juegos Olímpicos y Paralímpicos Tokio 2020. A medida que aumente el número de autobuses FC en operación dentro del área metropolitana, Toyota anticipa una mayor conciencia sobre el vehículo entre los usuarios en general.

El año pasado, Toyota lanzó la iniciativa global “Que comience su imposible” para transformar de una compañía de automóviles en una empresa de servicios de movilidad.

Esto fue guiado por el deseo de la empresa de contribuir al mejoramiento y la mejora de las vidas de los clientes y la sociedad en general a través del apoyo a la creación de una sociedad más inclusiva y sostenible en la que todos se sientan inspirados para desafiar su imposible.

En el desarrollo de Sora, Toyota ha intentado diseñar autobuses que brinden a los clientes la libertad de movilidad y se conviertan en iconos perdurables de la ciudad.

Toyota tiene como objetivo crear un autobús que trabaje para la sociedad y lo respalde, por lo que el sistema de pila de combustible de Toyota (TFCS) se ha aprovechado en Sora por su compatibilidad con el ambiente y su capacidad de servir como fuente de energía en caso de desastre.

El Sora presenta funciones y diseño universales centrados en el ser humano, lo que refleja el deseo de Toyota de que al viajar en Sora, la movilidad ya no represente un impedimento para que los clientes desafíen lo imposible.