Los transportistas coinciden en que, ante la falta de infraestructura y la delincuencia que impera en la red carretera del país, tres piezas fundamentales en su operación estarán en mayor riesgo con la Norma 087: sus operadores, las unidades y la mercancía de sus clientes. Además, prevén menor rentabilidad y un impacto en los costos de operación derivado de incrementar el tiempo total de viaje.

“Estamos muy a favor de que esto se lleve a cabo como tal, porque debemos de estar conscientes de que el operador debe tomar ciertos descansos después de determinado tiempo de conducir; en eso estamos totalmente de acuerdo. En lo que no, es que no tenemos las condiciones propicias para que el operador cumpla con esa norma. Y adicionalmente, tenemos el factor de la inseguridad en cuanto a robos”, afirma Claudio Gallegos, Secretario Mayor de la Confederación Nacional de Transportistas Mexicanos (Conatram).

El sector urge que la aplicación de la normativa no se vuelva un arma de corrupción, sino que realmente se aplique como debe ser. El proyecto marca periodos de pausa de 30 minutos tras cinco horas de conducción y máximo 14 horas de actividades con descanso no menor a 8 horas continuas.

Debido a la adopción de buenas prácticas, algunas de estas compañías -en su mayoría grandes organizaciones- prácticamente han avanzado lo suficiente previo a la entrada de la NOM-87. Otras han comenzado a reconfigurar su estrategia para cumplir esta inminente reglamentación, prevista para los primeros días de 2018. Estas son sus acciones. 

Análisis y supervisión de rutas

Las empresas de autotransporte deberán ajustar sus rutas en función de la seguridad de sus operadores y definir los puntos de descanso en los que corren menor riesgo.

La mayoría considera que será un tema de reingeniería total, incluso, algunos tratarán de aprovechar los horarios nocturnos o los considerados inseguros para que sus colaboradores descansen fuera de las carreteras.

Un gran número de empresarios del sector han implementado un análisis de sus principales rutas de operación, a fin de ubicar los lugares de descanso que se acerquen más o cumplan los principales puntos de seguridad para salvaguardar al conductor, el vehículo y la carga. Innovación Lógika, por ejemplo, realiza desde hace seis años recorridos en rutas para verificar dónde hay vigilancia federal, señal de telefonía y otros elementos básicos.

“Nos toca hacer la supervisión, incluso nuestro mismo director general y algunos supervisores hacemos ese recorrido a las rutas. Viajamos en autos y en unidades de transporte, nos detenemos en algunos paradores a observar la zona y a los operadores que se detienen. Verificamos qué tanto pasa la seguridad por ahí o no pasa, lo que venden en el lugar, entre otras cosas”, explica Eduardo Santiago, gerente de Tráfico.

La principal ruta de este grupo es hacia la frontera con Guatemala, en Ciudad Hidalgo, Chiapas. Las unidades están obligadas a transitar por la zona más roja del país que es Puebla y Veracruz. Normalmente, la supervisión de esta ruta es cada dos o tres meses. Las salidas a Veracruz o Oaxaca son prácticamente una vez al mes.

Adicionalmente, tendrán supervisores en ruta para verificar que sus operadores estén haciendo un correcto llenado de la bitácora, revisión que se sumará a las pruebas de alcoholimetría y toxicología.

“Un personal especial se va ubicar en algunos puntos de la ruta para verificar que sus operadores estén llenando correctamente la bitácora y presenten condiciones óptimas para el manejo de los vehículos. Aún no definimos el total del personal que va a vigilar porque apenas estamos analizando las principales rutas, aquí el punto es que tengamos supervisores las 24 horas. Tenemos que buscar personal de mucha confianza para que no se preste a ayudarle al conductor”, detalla.

La estrategia que ha implementado TDR, con sede en Querétaro, es similar: tienen ubicados varios paradores autorizados, donde saben que hay presencia de la Policía Federal y retenes militares. Aunado a lo anterior, constantemente realizan un análisis en ruta, en el cual el jefe de seguridad sale acompañado de operadores para auditar estos sitios. Con tales acciones, han incorporado varios paradores a sus rutas.

Actualmente, este grupo cuenta con 18 patios a nivel nacional, en los cuales sus operadores tienen autorizado hacer detenciones. Pero también han alcanzado acuerdos con varios clientes para descansar en sus patios o centros de distribución, incluso, aunque no lleven sus mercancías.

Tresguerras, en voz de su Director General, Jorge Almanza, indica que los transportistas dudan sobre la infraestructura de los 120 paradores que la SCT presume tener, por lo que han acordado -apoyados en la Cámara Nacional de Autotransporte de Carga- revisar por su cuenta si estos puntos reúnen las condiciones de seguridad y tratar de certificarlos. Incluso, adelanta que el gremio está desarrollando una aplicación móvil para que el operador consulte la ubicación de estos puntos de parada.

Integración y concientización a la industria

El sector de carga se rige por el cumplimiento a sus clientes del just in time, pero con la Norma 087 habrá que integrar a los generadores de carga para reformular la manera de hacer negocio.

Los empresarios del transporte coinciden en que se trata de un esfuerzo integral, que los clientes sepan que son parte de la cadena de valor y que conozcan que hay una nueva regulación que impactará en la operación logística, por lo que deberán prepararse.

Para satisfacer la demanda de sus usuarios bajo esta nueva normativa, cada empresa de transporte de carga tendrá que hacer una reprogramación de su ruta en función del tipo de vehículo, configuración y carga, mientras que los industriales y retailers deberán tomar medidas para que no tengan desabasto de los productos que comercializan o elementos de ensamblaje cuando se trate de materia prima.

En esto coincide Transportes Especializados Bortoni, en que la adecuación principal y la concientización es con los clientes, quienes exigen que la mercancía que hoy cargan sea entregada en destino sin demora alguna.

“Esto va a obligar a que los clientes preparen inventarios adecuados, stocks y a ampliar esos horarios. Las pausas y descansos de los operadores van a hacer que se desfase o se postergue”, advierte Gerardo Bortoni, director de la transportista.

Frío Express, con más de 35 años de trayectoria, reconoce que la situación es retadora, pero definitivamente sus operadores no van a brincarse lo que los reglamentos exigen.

Por su lado, la mexiquense TriRomo anticipa renegociaciones con sus clientes, pues son quienes marcan la pauta en la carga y descarga, además de explicarles el trayecto y cuánto tiempo va a durar ahora.

“Este es un trabajo del transportista, el operador y el cliente. Porque muchas veces si sales con una carga ‘quemada’ pues ya vas un poco complicado. Hay que concientizar a mis clientes de que ahora en adelante mis tiempos de traslado son tantos por seguridad que marca la Norma-087”, explica Acero Transporte.

Innovación Lógika estima que la reglamentación va a pegar en tema de costos, por lo que sensibilizar a los clientes será fundamental.

“Normalmente los clientes consideran que la unidad sale y no para. Por lo que vamos a iniciar una campaña, pues normalmente el que pide la unidad no está empapado de la normatividad del transporte, es muy común”, detalla.

TDR tiene previsto hacer revisiones por ruta con los clientes para la modificación de los tiempos de entrega.

Una nueva visión para los operadores

De acuerdo con los empresarios, esta sensibilización sobre los cambios que marca la nueva normatividad tienen que extenderse también a los conductores de vehículos de carga.

“El reto está en hacer ver al operador que no es por tratar de cumplir una norma, sino por su propia seguridad. Concientizarlos que no lo vean como un castigo. Ya será de cada empresa si lo hacemos a través de Recursos Humanos y un psicólogo interno que se encargue de atención médica para que sea integral. Esto es para bien. Es un paso que tarde o temprano teníamos que dar”,  afirma Acero Transporte.

La capacitación a los operadores será clave.
La capacitación a los operadores será clave.

Express MG abunda en que su labor como empresarios es transmitir a los operadores que es inviable que transiten cansados en las carreteras.

“Y tienen que resistirlo, nosotros no tenemos que desequilibrar el mercado prometiendo tiempos a los clientes en distancias sobre todo de más de 1,000 kilómetros, que son humanamente posibles cubrirlos solo con jornadas de descanso. Tratar de ser más analíticos en los estudios de nuestros tiempos y movimientos”, indica.

Se apoyarán de tecnología para monitorear a los conductores junto con las unidades y especificarles las zonas donde puedan parar a descansar y darles seguimiento hasta su destino final.

“Esto lo vamos siguiendo a través de nuestro sistema satelital. Si un camión se detiene donde no debe, se le indica qué está pasando. Hay un rango que se le dará supervisión continua a través de nuestra área de monitoreo: revisar dónde deben descansar; si van adelantados en el tiempo o atrasados es motivo de llamarles la atención; o también si pasan la zona de descanso. Nosotros como empresa debemos detectar las zonas de menor riesgo”, añade.

Innovación Lógika ve la capacitación a los operadores como una estrategia para hacer más rentable la unidad, esta incluye manejo a la defensiva, seguridad vial, cómo actuar en caso de algún siniestro, tanto de robo como un hecho de tránsito, y mejores prácticas de conducción con signos de fatiga.

La Norma-087 nació con el objetivo de reducir el porcentaje de incidentes y la letalidad de los accidentes en la red carretera del país derivado del factor humano. De acuerdo con estadísticas de la Policía Federal de 2016, el 70% de los incidentes es originado por quien conduce el vehículo.

Y, aunque las autoridades reconocen que la nueva normativa requerirá varios ajustes sobre la marcha, es un comienzo para contribuir a disminuir los accidentes originados por la fatiga de los operadores.