Una empresa de banquetes, una franquicia de Italian Coffee o un camión de carga refrigerada, eran las tres alternativas que el matrimonio conformado por Marcela Vélez y Giuseppe Schievenini tenían en mente para iniciar un negocio con sus ahorros.

Derivado de la demanda detectada de transporte de calidad para el traslado de productos perecederos, la balanza terminó inclinándose hacia la compra de un camión. En entrevista para TyT, Marcela Vélez relató que acudió a una distribuidora de vehículos pesados para ver cuál podía adquirir con el dinero que tenían guardado.

Fue así como en 2007, la pareja se hizo acreedora a su primera unidad, la cual, de acuerdo con lo que tenía en mente, destinó al transporte de productos refrigerados. A pesar de que ambos tenían experiencia en empresas transnacionales y el tema de la logística no les era ajeno, este hecho marcó su incursión en el autotransporte.

La unidad estaba lista para operar, solo hacía falta elegir una razón social y conseguir clientes. Lo primero no fue problema, pues desde su juventud, Giuseppe Schievenini decidió que cuando tuviera algún negocio o empresa le pondría el nombre del equipo de boliche que le dio grandes satisfacciones a la familia: Forza Transportes.

En cuanto a los clientes, la forma que eligieron para conocer su mercado fue ir a las tiendas de autoservicio y tomar nota de aquellos productos que requirieran ser transportados en una caja refrigerada. Luego de conseguir una lista bastante larga, Marcela se concentró en hablar a uno por uno, con la suerte de que Sigma Alimentos, uno de los primeros en ser anotados, aceptara la oferta de servicio ofrecida por Forza Transportes.

Así fue como, impulsado por la visión de negocio del matrimonio Schievenini Vélez, la experiencia adquirida a lo largo de su vida profesional y la firme convicción de hacer un trabajo de calidad, se puso en funcionamiento el primer camión de la flota. Todo parecía marchar bien en esta primera etapa, hasta que a tres meses de haber arrancado operaciones les robaron la unidad.

Afortunadamente, habían tomado la precaución de instalarle un sistema de rastreo, lo que les permitió recuperarlo y poco a poco emprender el camino hacia el crecimiento de la empresa. Haber perdido aquel primer vehículo hubiera representado el final de su incursión en el autotransporte, precisó el ahora Director General de la compañía, Giuseppe Schievenini.

No obstante, la historia no tuvo un triste desenlace, por el contrario, pues con una década de trabajo, Forza Transportes se ha constituido como una empresa profesional, capaz de ofrecer un servicio de calidad y contar con la lealtad de sus clientes. Actualmente, opera con una flota de 35 unidades Freightliner M2 con una edad promedio de 2.8 años, la cual le ha permitido reportar crecimientos anuales del 40 por ciento.

 

El salto hacia el crecimiento

A tres años de haber arrancado operaciones y con cuatro camiones en su parque vehicular, 2010 representó una fecha clave para el crecimiento de la compañía gracias a la incursión de tres socios, quienes desde entonces han aportado su trabajo en las áreas de Recursos Humanos, Finanzas y Mantenimiento. El conocimiento, experiencia y apertura en estas tres divisiones, incrementaron el desarrollo de la empresa, complementándose así con el principio de reinvertir el total de las utilidades para seguir fortaleciendo la infraestructura de Forza Transportes.

Entre los principales diferenciadores identificados por los directivos de la compañía, destaca la cercanía que tienen con cada uno de sus clientes, y entre las acciones emprendidas para lograrlo, se encuentra la creación de un chat con cada uno de ellos, mediante el cual les informan sobre el estatus de sus envíos, los mantienen al tanto de cualquier afectación que pueda haber en el camino y dan respuesta a sus dudas y solicitudes.

Forza Transportes también se caracteriza por contar con unidades en óptimas condiciones físico-mecánicas, limpias y con una imagen atractiva: “Existe la creencia de que solo las empresas grandes o ricas pueden tener camiones limpios”, precisó el directivo, quien dejó en claro que ellos han apostado por proyectar su profesionalismo y eficiencia desde la apariencia de sus camiones.

 

Optimización de recursos

“La eficiencia es todo, solo así bajas los costos”, éste es el principio bajo el que la empresa mexiquense ha regido su operación, señaló Marcela Vélez, quien está consciente de que es muy complicado reflejar en las tarifas la totalidad de los incrementos en los costos de operación. Por eso, sabe que hay que optar por cuidar los recursos al interior de la empresa.

Entre las formas de promover la eficiencia, dijo, está la decisión de inclinarse por una flota joven que promueva el rendimiento de combustible y requiera poco mantenimiento, estar preparados para evitar cualquier contingencia que ponga en riesgo la cadena de frío, así como hacer el trabajo bien y a tiempo para lograr cero rechazos.

“Facturamos como una empresa de 60 tractos con una flota de 35 vehículos torton”, precisó Marcela para ejemplificar la eficiencia de su operación.

Al respecto, Giuseppe Schievenini está convencido de que parte del éxito de la empresa radica en tener una configuración bien definida, acorde al tipo de actividad que realiza. A la fecha, Forza Transportes cuenta con una flota conformada 100% por vehículos M2, los cuales han resultado ideales para la distribución secundaria y para las rutas foráneas que cubren, promoviendo ahorro de combustible, maniobrabilidad, confiabilidad, seguridad y confort para el operador: “Tenemos la versatilidad para realizar trayectos largos y de última milla; en cuanto a los productos, podemos decir que todo lo que está en un refrigerador lo hemos transportado”, detalló.

Seguridad y tecnología son elementos de gran relevancia en la logística de Forza Transportes, pues tan solo el año pasado, alcanzaron un récord de 1,000 días sin accidentes. Además, a pesar de ser una empresa mediana, no escatiman en la incorporación de sistemas de rastreo satelital para monitorear todos los aspectos de la unidad a distancia.

 

Gente de primera

El equipo de colaboradores es uno de los activos más apreciados por la compañía, así que con el objetivo de aprovechar al máximo la especialización de cada uno y propiciar que estén dedicados a las tareas que les corresponden, existen diferentes áreas: Dirección, Operaciones, Finanzas, Calidad, Recursos Humanos, Monitoreo y Protección Patrimonial, así como Combustibles y Eficiencia.

En lo que a sus operadores se refiere, la empresa lleva a cabo un minucioso proceso de selección y capacitación antes de poner a alguien al volante de una unidad; además, quienes se integran a sus filas deben ajustarse a los principios de honestidad, puntualidad, calidad y servicio que promueve la compañía.

Aquellos que cumplen con los estándares establecidos, se hacen acreedores a un bono de productividad como parte del programa Operador Master, implementado por el departamento de Recursos Humanos.

 

Sobre 

Comunicóloga especializada en redacción y publicidad para medios impresos con Máster en Comunicación y Periodismo. Reportera en la revista Transportes y Turismo.