Durante su mensaje con motivo de su primer año de Gobierno, el Presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) señaló que, durante dicho periodo, el robo de combustibles se ha reducido en 94 por ciento, como parte del combate a la corrupción.

“Como lo he dicho muchas veces, la principal tarea de Gobierno es desterrar la corrupción política. Estamos poniendo orden desde la cúpula del poder; por eso, estamos limpiando al Gobierno de arriba para abajo, como se limpian las escaleras”, dijo el mandatario ante simpatizantes en el Zócalo de la Ciudad de México.

Los datos más recientes del Informe Nacional de Seguridad –que de manera mensual emite la administración federal– señalan que en noviembre de este año se reportó el robo de cinco millones de barriles diarios (Mdb), 94% menos que los 81 contabilizados en el mismo mes de 2018.

Cabe recordar que a días de finalizar el 2018, AMLO anunció el Plan Conjunto de Atención a Instalaciones Estratégicas de Pemex, una iniciativa para combatir el robo de combustibles desde el corazón de la estructura de Pemex. Desde su entrada en vigor –el 21 de diciembre–, el Gobierno federal ha registrado una baja considerable en este delito.

Tan solo en los últimos 10 días del año pasado, se reportó una disminución del huachicoleo en 71 por ciento, al pasar de 74 Mdb a 23 Mdb; en enero cayó en 77 por ciento, al llegar a 18 Mdb; durante febrero y marzo, la disminución osciló el 89 por ciento. En los meses subsecuentes, se reportó un robo diario entre cuatro y cinco millones de barriles, que representan la reducción del 94 por ciento.

A principios de mes, el propio López Obrador reconoció en una de sus conferencias matutinas que este delito no se ha podido erradicar por completo, aunque sí se ha disminuido bastante en volumen. “Ya no es como antes, pero todavía nos falta”, señaló y recalcó que el propósito de su administración es acabar con la corrupción.