Noé Montes, director general de Transmontes, considera a los operadores como el corazón de su operación. Al respecto, reconoció que muchas veces los transportistas no han sabido aquilatar la labor realizada por los conductores, identificándolos como los que roban, van mal vestidos y dan una imagen negativa de la empresa. La clave, dijo, está en dignificar su trabajo, respetarlos, darles un trato digno y una remuneración justa.

En este sentido, compartió con TyT el programa de desarrollo que Transmontes está llevando a cabo junto con el CECATI Torreón, el cual consiste en reclutar a jóvenes repartidores que perciben un salario promedio de 1,000 pesos para que acudan a esta institución a recibir la preparación teórica en un periodo de seis semanas. Explicó que mientras estudian, reciben una beca para no mermar sus ingresos.

Una vez concluida esa primera etapa, los alumnos están listos para emprender su preparación práctica en las instalaciones de la empresa lagunera. El primer paso es incorporarlos a las labores del taller, familiarizarlos con las unidades y su operación, conocer algunos aspectos básicos de mecánica, así como los componentes de mayor relevancia del vehículo y el cuidado que éstos deben recibir.

El siguiente paso es convertirlos en operador de patio, labor que también trae consigo un incremento en el sueldo que reciben. Más adelante, los jóvenes están preparados para incursionar en las rutas dedicadas en compañía de un operador instructor. Al cabo de un proceso de entre tres y cuatro meses, los aspirantes están listos para obtener la plaza de conductor, percibiendo un salario de alrededor de 4,500 pesos semanales.

Noé Montes detalló que lo más atractivo de este plan es que si los operadores muestran un desempeño de excelencia, respetan los lineamientos y valores de la compañía, pueden ser enviados a la empresa hermana en Estados Unidos y ganar hasta 20,000 pesos semanales.

Esta iniciativa lleva alrededor de un año en marcha, reportando muy buenos resultados en la plantilla laboral de la empresa. El directivo agregó que este programa también incluye a mujeres. A la fecha, Transmontes ya cuenta con tres operadoras y ocho más en proceso de entrenamiento.

Adicional a esta acción, Transmontes ha apostado por proveer a sus empleados un entorno de trabajo agradable, seguro y saludable. Muestra de ello es el comedor que la empresa acondicionó en sus instalaciones de Nuevo Laredo, donde ofrecen un balanceado menú para los operadores. Disponen también de servicio de enfermería para atender cualquier malestar y garantizar que salgan a trabajar en óptimas condiciones físicas.

Sobre 

Comunicóloga especializada en redacción y publicidad para medios impresos con Máster en Comunicación y Periodismo. Reportera en la revista Transportes y Turismo.