Tula se convirtió en un cuello de botella. Decenas de fulles siguen esperando su turno para cargar 62 mil litros de combustible y llevarlos al Estado de México, Guerrero, Hidalgo, Querétaro, Morelos, Michoacán y Puebla, los que van “cerca”.

Los que vienen de más lejos, del norte, solían cargar en el Bajío, pero ya no. También están en Tula, con 30, quizá 40 horas avanzando unos cuantos metros. Hay casos que reportan hasta tres días en salir con su combustible listo.

Por lo demás, el escenario es conocido y considerado como una emergencia nacional, pues a pesar de que el Gobierno ha garantizado la existencia de los combustibles, el abasto y, sobre todo, la logística, ha hecho que cada día se sumen más estaciones de servicio con poca o nula disponibilidad de gasolinas.

Ante este escenario, la CANACAR ya se reunió con Pemex logística para poner en la mesa tres acciones muy concretas a fin de solventar esta contingencia.

En conferencia, Enrique González Muñoz, presidente nacional de la CANACAR, reiteró la disposición y capacidad de los transportistas para aumentar de 35 a 50% la participación que hoy tienen en el traslado de hicrocarburos.

Asimismo, sugirieron la operación del abasto 24/7, pues hoy, principalmente por temas de seguridad, solamente circulan por 12 horas y, en casos como en el puerto Lázaro Cárdenas, el servicio es solamente de 9 de la mañana al mediodía.

Y acaso uno de los puntos está en la logística, pues los hasta tres días mencionados arriba podrían reducirse a cuatro horas.

Así lo señaló Uriel Joffre, presidente del Comité de Hidrocarburos de la CANACAR, y que consideró que se trata de un objetivo muy ambicioso, también dijo que sería factible en tanto la Cámara Y Pemex Logística trabajaran en conjunto, al menos durante esta crisis de abasto.

 

¿Cómo sería este modelo?

 

Efectivamente, dijo Joffre, todos los autotanques que hoy hacen filas de días afuera de Tula podrían buscar otras alternativas, como Minatitlán, en Veracruz; Lázaro Cárdenas, en Michoacán o Ciudad Madero, en Tamaulipas; en un caso más extremo también se podría acudir a Salina Cruz, en Oaxaca.

Dos. Si bien el problema no está ni de cerca resuelto, también es importante que Pemex Logística se comprometa a la operación de 24/7, pues hoy no están atendiendo al 100% de su capacidad instalada.

“Recordemos que es una situación de emergencia. Y se necesita de la colaboración y esfuerzo de ambas partes. Justo este viernes tendremos otra reunión con Pemex Logística para saber si aceptan estas propuestas. De momento celebramos que su sindicato ya se manifestó a favor de la estrategia del Gobierno federal”.

Finalmente, otra de las acciones propuestas por la CANACAR es que sus autotanques puedan despachar directamente en las estaciones de servicio, pues hoy tienen que cargar y descargar en los almacenes de la paraestatal, cuyas pipas –de menor capacidad– hacen la última entrega.

“Entre el papeleo, las largas filas, la carga, descarga, carga y descarga en cada flete, más la atención al 100% en todas las instalaciones de Pemex, durante 24 horas al día, seguro podremos hacer más eficiente la logística en el abasto de ls combustibles”.