Con el objetivo mejorar la eficiencia de los vehículos automotores –especialmente los pesados–, la Comisión Nacional para el Uso Eficiente de la Energía (CONUEE) promueve la conducción técnico económica, la cual se basa en el conocimiento de la tecnología de las unidades y alcanza ahorros en consumo de combustible hasta del 35 por ciento.

Desde su área de Transporte y Movilidad, la dependencia compartió que, además, esta técnica de manejo impacta en otros rubros como la seguridad, productividad de las empresas y la disminución de contaminantes.

Armando Maldonado, Subdirector de Transporte Privado en CONUEE, compartió para TyT los cuatro aspectos principales de esta técnica de conducción:

  1. Zona verde

Se refiere a la zona en la que el vehículo opera con mayor eficiencia, manteniendo un torque alto y un mínimo consumo de combustible. Para identificarlo, primero se deben conocer las tres curvas características del motor. La primera se refiere a la potencia, la cual se incrementa conforme las revoluciones del motor; la segunda está relacionada con el torque, es decir, la capacidad que tiene el vehículo para mover la carga o subir pendientes; la tercera es el consumo específico de combustible, al conocer e interpretar las primeras dos, es posible determinar el rango en el que la unidad operar con mayor eficiencia.

Maldonado explica que se le conoce zona verde porque generalmente esa zona en los vehículos a diesel viene marcada en el tacógrafo o tacómetro de ese color.

“Muchos operadores, a pesar de que tienen mucho tiempo manejando no conocen eso. Entonces el motor lo operan a cualquier número de revoluciones”, señaló y reiteró que la ventaja de conocerla es que el operador podrá operar en mínimo consumo de combustible y máximo torque.

  1. Triángulo de fuego

Se refiere al proceso de combustión de los vehículos. Consta de tres elementos: el calor, oxígeno y combustible, en los dos primeros el operador no puede intervenir. Sin embargo, al ser él el encargado de proveer el diesel dependiendo de las condiciones de operación, con la posición que aplique en el pedal de acelerador a través del pedal del acelerador.

  1. Pie de pluma

Relacionada con el punto anterior, esta estrategia consiste en suministrar la cantidad de combustible según la situación. Durante esta acción, el operador debe estar pendiente de su alrededor para evaluar cómo debe pisar el acelerador. Este aspecto está ligado a la conducción a la defensiva, otra de las estrategias promovidas por CONUEE.

  1. Conservación de la cantidad de movimiento

Ésta se refiere a que un buen operador que maneja con anticipación. Maldonado lo explica así: para poner en movimiento un vehículo, se necesita aplicar combustible; una vez que está en movimiento, hay que acelerar para alcanzar una velocidad requerida, eso implica gasto de combustible y, cuando se frena, se va a tener que volver a acelerar para recuperar la velocidad óptima.

Su ejemplo más común es, al ver la luz roja de un semáforo, se debe dejar de acelerar para no aplicar un freno que requeriría un consumo de combustible.

Para ello, dijo, es importante mantener una adecuada distancia con el resto de los vehículos en la vía con la regla de los cuatro segundos o hasta seis en carreteras con condiciones climáticas adversas.

Cabe mencionar que a través del área de Transporte y Movilidad, la CONUEE brinda estos temas que representan para el operador una oportunidad para capacitarse y tener mejores salarios; mientras que las empresas invierten en conductores profesionales que les ayudan a reducir costos de mantenimiento y consumo de combustible al tiempo que cuidan mejor sus unidades.