Volvo Trucks North America está utilizando tecnología de impresión 3D para producir herramientas y accesorios empleados en el proceso de fabricación en su planta de New River Valley en Dublin, Virginia, donde se construyen todos los camiones para el mercado norteamericano.

A través de un comunicado dio a conocer que la implementación de herramientas de fabricación impresas en 3D permite una producción más rápida y mejoras continuas de calidad.

“Volvo Trucks comenzó a explorar el uso de la tecnología 3D con un enfoque prototipo, identificando oportunidades para mejorar la calidad en el proceso de fabricación”, dijo Franky Marchand, Vicepresidente y Gerente General de esta sede. Agregó que ahora esta tecnología se ha convertido en un componente integral de sus procesos de fabricación y cultura en New River Valley.

Las capacidades de impresión 3D han mejorado la calidad y la precisión al crear copias exactas de los modelos, pues elimina eficazmente los errores, aumentando las posibilidades de producción por primera vez de herramientas y accesorios de ensamblaje, agilizando el proceso de fabricación y permitiendo a los clientes recibir productos finales más rápido.

Para comprender la magnitud de este proyecto y el rol de New River Valley, cabe mencionar que Adam Crowder, Gerente de Tecnología de Fabricación avanzada de la planta, es quien lidera una red global centrada en la fabricación que representa a 12 sedes de Volvo Trucks en todo el mundo, colaborando para desarrollar nuevas aplicaciones y técnicas de impresión 3D para mejorar la fabricación.

Después de años de exploración y ajustes con impresión 3D, ahora hay más de 500 herramientas y accesorios de fabricación producidos con esta tecnología. Todas estas piezas se crearon en el laboratorio de Proyectos Innovadores de Volvo en las instalaciones de Dublin.

En dicho laboratorio de última generación, Volvo Trucks utiliza principalmente la Sinterización Selectiva por Láser (SLS, por sus siglas en inglés), una tecnología de impresión 3D que utiliza un láser para sinterizar material plástico en polvo en una estructura sólida que luego se prueba rigurosamente y se utiliza en el proceso de manufactura.

El uso de SLS permite a los ingenieros diseñar piezas dibujando el producto final, colocándolo en la máquina y dejándolo imprimir en cuestión de horas durante un día de trabajo o incluso durante la noche, reduciendo el número de horas dedicadas a la construcción de piezas a través de métodos de herramientas tradicionales. El uso de esta tecnología también aumenta la flexibilidad en la producción, reduciendo la espera de nuevas piezas de los proveedores simplemente imprimiéndolas internamente.

Por lo tanto, estas capacidades también reducen los gastos de inventario, eliminando el espacio necesario para alojar herramientas producidas tradicionalmente, reduciendo los costos en productos finales para los clientes.

“Si bien la tecnología solo ha estado en uso durante unos pocos años, ya está demostrando ser un componente valioso del proceso de fabricación, ahorrando significativamente tiempo de producción y costos de piezas y mejorando continuamente la calidad”, dijo Crowder.

Volvo Trucks utilizó la tecnología de impresión 3D para desarrollar un difusor de una pieza utilizado en el proceso de limpieza del atomizador de pintura, lo que le ahorró a la empresa más de 1,000 dólares por pieza.

Otros ejemplos de impresión 3D en la planta son:

  • Medidores de sellado de techo
  • Placas de instalación de fusibles
  • Accesorios de perforación
  • Medidores de pistón de freno
  • Conductos de perforación al vacío
  • Medidores de ajuste de la válvula de freno
  • Accesorios de perforación de campana
  • Adaptadores de dirección asistida
  • Indicadores de espacio en la puerta del equipaje
  • Pasadores de puerta de equipaje

“Esta instalación se dedica a explorar nuevas tecnologías para mejorar aún más la eficiencia y la calidad en nuestra fabricación y entregar los mejores productos a nuestros clientes de manera oportuna”, concluyó Marchand.