Alejandro Novoa, Director General Adjunto Comercial de Kenworth Mexicana, habló del descenso reportado por la industria en la venta de vehículos al mayoreo; no obstante, dijo, la armadora de Mexicali ha mantenido niveles de comercialización en línea con sus expectativas.

Precisó que el propósito para 2018 es comercializar 10,000 unidades, cifra que al término de octubre se ubicó muy cerca de las 7,500. El directivo prevé un fuerte cierre de año que les permitirá conquistar la meta establecida.

A pesar de la incertidumbre que ha existido a lo largo de este 2018, las empresas de transporte han mantenido un buen ritmo de operación y la necesidad de seguir adquiriendo unidades. Explicó que en la primera mitad del año, una buena parte de sus clientes, representada principalmente por las grandes flotas, optó por posponer sus compras. A su vez, las pequeñas y medianas, ante la creciente necesidad de seguir moviendo carga, continuaron con sus planes de crecimiento.

Tras conocer los resultados de la contienda electoral y ante un panorama de estabilidad, las empresas han retomado la adquisición de unidades. “Nuestros clientes mantienen una actitud cautelosamente optimista, pues están regresando a comprar, pero no a un ritmo acelerado”, destacó.

Respecto a la producción de unidades, el directivo compartió que el complejo industrial de Mexicali fabrica 76 vehículos al día, de los cuales, el 20% es destinado al mercado de exportación. Si bien ha apoyado a soportar la demanda de unidades que existe en Estados Unidos, la prioridad de esta factoría se concentra en la producción nacional, lo que ha permitido que Kenworth Mexicana mantenga lapsos de entrega de dos meses aproximadamente.

Sobre 

Comunicóloga especializada en redacción y publicidad para medios impresos con Máster en Comunicación y Periodismo. Reportera en la revista Transportes y Turismo.