Toyota y Kenworth develaron su primer camión impulsado por celdas de combustible de hidrógeno (FCET), la tercera generación de vehículos cero emisiones del Project Proof of Concept de la armadora japonesa.

Luego de desarrollar sus camiones Alpha y Beta, Toyota se alió con Kenworth para ofrecer un vehículo basado en el T680 con mejor capacidad y rendimiento, que posee un rango estimado de más de 300 millas por carga, el doble que el promedio del ciclo de trabajo diario promedio de los camiones.

Como resultado, 10 camiones FCET serán puestos en circulación entre los Puertos de Los Ángeles y Long Beach, para ser operados por Toyota Logistics Services, United Parcel Services (UPS), Total Transportation Services Inc. y Southern Counties Express.

La iniciativa, que incluye a otros actores como Shell, el Puerto de Los Ángeles y la Junta de Recursos del Aire de California (CARB, por sus siglas en inglés), también contempla instalar dos nuevas estaciones de carga de hidrógeno de gran capacidad para trabajos pesados en Wilmington y Ontario, California. Los dos nuevos puntos se unirán a tres estaciones adicionales ubicadas en los Servicios Logísticos de Long Beach de Toyota y las instalaciones de I + D de Gardena para formar una red integrada de combustible pesado de hidrógeno de cinco estaciones para la cuenca de Los Ángeles.

“La colaboración entre el Puerto de Los Ángeles, Kenworth, Toyota y Shell brinda una excelente oportunidad para demostrar la viabilidad de la tecnología eléctrica de celda de combustible tanto en el servicio de carga como en las aplicaciones de vehículos comerciales de transporte regional que operan en el sur de California”, dijo Mike Dozier, Gerente General de Kenworth Truck Company y Vicepresidente de PACCAR. 

“El rendimiento de los 10 camiones Kenworth Clase 8 que se están desarrollando bajo este programa, el primero de los cuales debutó hoy, tiene como objetivo cumplir o superar el de un camión a diesel, mientras que produce agua como el único subproducto de emisiones”, agregó el directivo.

De hecho, se estima que esta iniciativa ayudará a reducir las emisiones en más de 500 toneladas de gases de efecto invernadero y 0,72 toneladas ponderadas de NOx, ROG y PM10.  

“Toyota está comprometido con la tecnología de celdas de combustible para el futuro porque es una plataforma limpia y escalable que puede satisfacer una amplia gama de necesidades de movilidad con cero emisiones”, dijo Bob Carter, Vicepresidente Ejecutivo de Operaciones Automotrices de Toyota.

Desde que comenzaron las operaciones en abril de 2017, los camiones Alpha y Beta del Proof of Concept han registrado más de 14,000 millas de pruebas y operaciones alrededor de los puertos de Los Angeles y Long Beach mientras emiten nada más que vapor de agua.

El primer Kenworth / Toyota FCET comenzará las operaciones en el cuarto trimestre, lo que aumentará la capacidad de transporte por cero emisiones de los puertos y reducirá aún más el impacto ambiental de las operaciones de transporte.

Cabe mencionar que CARB ha otorgado 41 millones de dólares al Puerto de Los Ángeles para el proyecto como parte de California Climate Investments, una iniciativa que pone a trabajar miles de millones de dólares de capitalización y comercio para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero, fortalecer la economía y mejorar la salud pública y el medio ambiente, especialmente en las comunidades desfavorecidas.