La Planta de Navistar en Escobedo, uno de los bastiones más importantes para la marca a nivel global, registró la producción de 700,000 unidades en este 2019, motivo de gran satisfacción para los cerca de 5,000 colaboradores que conforman esta factoría, señaló Bernardo Valenzuela, presidente de Operaciones Globales de Navistar.

Dicho complejo industrial ostenta una fabricación anual de alrededor de 60,000 vehículos, cifra que le vale el título de la más importante de la compañía en el mundo. Alrededor del 80% de su producción se destina a la exportación a más de 20 países, incluyendo Estados Unidos, Canadá, Centro y Sudamérica, Sudáfrica, Australia, Emiratos Árabes, Túnez e India, entre otros.

“Esta planta es la fuente de exportación de vehículos pesados más importante con la que cuenta México”, precisó Valenzuela.

La operación de esta factoría se desarrolla mediante una estructura tipo herradura conformada por dos líneas de producción, ésta está rodeada por 106 puertas que sirven para que los proveedores 
descarguen los componentes y materiales necesarios para la fabricación de los vehículos.
 Dicha 
distribución obedece a 
que la planta funciona
 bajo el concepto “justo
 a tiempo”, el cual propicia que las partes requeridas lleguen en el momento preciso para ser ensambladas sin necesidad de almacenarlas en la planta,

Con una extensión de 110 hectáreas, este complejo industrial está sustentado en el orgullo y disciplina de su equipo de colaboradores, quienes ponen en práctica procesos que privilegian su seguridad en todo momento.

A lo largo del trayecto para conocer cada una de las áreas de operación de la planta, es posible observar a grupos de colaboradores en sus juntas de rutina, quienes antes de volver a sus puestos de trabajo repiten en conjunto: “Por mi familia, mi seguridad es primero; por ellos cumplo con la política de seguridad”, lema que todos ponen en práctica y refuerzan al estampar su firma en los murales de las diferentes naves de la factoría.

Todo el proceso de producción está respaldado por un sistema de alarma, para que en caso de que se detecte cualquier anomalía en alguna de las áreas, ésta sea reportada y registrada en un tablero para darle seguimiento y corregir cualquier desvío dentro de la operación.

Además, para evitar que el personal termine viciado por hacer la misma actividad durante un largo periodo, cada seis meses son rotados de sus puestos, medida que les permite mantenerse alerta ante cualquier eventualidad y especializarse en todo el proceso.

 

Sobre 

Comunicóloga especializada en redacción y publicidad para medios impresos con Máster en Comunicación y Periodismo. Reportera en la revista Transportes y Turismo.