La armadora sueca anunció la presentación del Interlink Medium Decker, un autobús a gas natural licuado (GNL) con un alcance de hasta 1,000 kilómetros, con lo que amplía su gama vehículos con combustible alternativo para largos recorridos.

“Mientras hay varias opciones para autobuses urbanos e interurbanos sostenibles, ha habido un vacío en el mercado de viajes de larga distancia que ahora abordamos. Dado que el GNL está cada vez más disponible en toda Europa, así como en muchas otras partes del mundo, ésta es una alternativa oportuna y viable”, dijo Karin Rådström, jefe de autobuses urbanos y foráneos de Scania.

Las operaciones de GNL tienen el potencial de reducir las emisiones de CO2 en un 20 por ciento, al mismo tiempo que reducen sustancialmente las emisiones de óxido de nitrógeno y materia particulada.

Además, los niveles de ruido son significativamente más bajos. Algunos países también están empezando a ofrecer biogás licuado, reduciendo las emisiones de carbono hasta 90 por ciento.

Los visitantes de la próxima edición del IAA de Vehículos Comerciales en Hannover tendrán la oportunidad de conocer el autobús de primera mano, con resultados de una prueba interna en el área de ferias de Deutsche Messe.

Scania también exhibirá su batería eléctrica Citywide Low Floor bus, que actualmente se encuentra en tránsito regular en la ciudad sueca de Östersund.