La armadora sueca está desarrollando un camión de basura de celda de combustible junto con Renova, una empresa de manejo de residuos en el oeste de Suecia. El vehículo contará con un tren motriz completamente electrificado, así como un compactador electrificado.

“Estamos muy interesados ​​en adquirir más experiencia en celdas de combustible en las operaciones reales de los clientes”, señaló Marita Nilsson, Gerente de Proyecto de Tren Motriz Eléctrico en Scania. “Las pilas de combustible constituyen una tecnología prometedora en la necesaria descarbonización del transporte”.

Los camiones de basura a menudo operan en áreas residenciales en las primeras horas de la mañana. Con emisiones y ruido reducidos, los vehículos eléctricos son especialmente atractivos en estas áreas, explicó la armadora a través de un comunicado. Renova y otras empresas de este ramo han realizado pruebas con camiones de basura eléctricos, pero esta será la primera con celdas de combustible.

“La electrificación con celdas de combustible alimentadas con hidrógeno es una alternativa muy atractiva para vehículos comerciales pesados ​​como camiones de basura”, dijo Hans Zackrisson, Director de Desarrollo de Renova.

Desde su punto de vista, los camiones se benefician de todas las ventajas de la electrificación al tiempo que mantienen los mejores aspectos de las operaciones de combustibles fósiles, como el alcance, las horas de servicio y la carga útil”.

El proyecto se está implementando en cooperación con la Agencia Sueca de Energía y el Real Instituto de Tecnología de Estocolmo y se espera que el camión de basura de celdas de combustible se entregue a fines de 2019, principios de 2020.

Scania ha anunciado anteriormente que está desarrollando tecnología de celdas de combustible en cooperación con el mayorista noruego de alimentos Asko, que ha abierto su propia planta de producción de combustible de hidrógeno.