Scania dispuso un motor de 16 litros para una nueva prueba de combustible diesel renovable en Australia. El combustible se fabricará a partir de residuos de plástico, neumáticos viejos de vehículos, residuos agrícolas y forestales, así como biosólidos, y el objetivo es la producción de combustible a escala comercial.

Durante los próximos 12 a 18 meses, la empresa Southern Oil de Queensland probará diesel renovable de su planta piloto de biocombustibles avanzados en el motor de prueba. El objetivo es demostrar que este combustible renovable puede funcionar de manera idéntica al diesel a base de petróleo.

El motor de prueba Scania V8 de gama alta se está utilizando en su configuración de generación de energía para las pruebas, lo que permite evaluar las emisiones de escape, el rendimiento y la respuesta, la eficiencia del combustible, el costo y la vida útil del motor.

Southern Oil es un proveedor australiano líder de aceite lubricante. La empresa vuelve a refinar el aceite de desecho para eliminar todos los contaminantes y restablecerlo a su estado original para su reutilización. Y ahora apunta a construir una refinería de combustible renovable a escala comercial dentro de cinco años.

“Tener una empresa como Scania, que respalda nuestro combustible, es crucial para crear una demanda comercial para nuestro diesel y pasar de una escala piloto a una escala de demostración”, dijo Tim Rose, Director Ejecutivo de Southern Oil.

Pero antes de obtener la garantía, se probará un millón de litros de diesel renovable en el avanzado laboratorio de biocombustibles de Southern Oil.

“La garantía de un fabricante de equipo original como Scania es crucial para la comercialización y la captación del combustible, ya que debe tener el mismo rendimiento y características que los combustibles fósiles”, señaló Annastacia Palaszczuk, Premier y Ministra de Comercio de Queensland.

“Este ensayo representa todo un hito para el desarrollo de la industria de los combustibles renovables en Queensland”.