UPS incorporará a su flota más de 700 vehículos nuevos a gas natural comprimido (GNC), de los cuales 400 serán tractocamiones Freightliner y Kenworth, y 330 camiones de terminales TICO.

La compañía planea además construir cinco nuevas estaciones de abastecimiento de GNC en Goodyear, Arizona; Plainfield, Indiana; Edgerton, Kansas, Fort Worth y Arlington, Texas. Estas se sumarán a las 50 despachadoras de gas natural ubicadas en Estados Unidos, Vancouver, Canadá, y Tamworth, Reino Unido.

Los nuevos vehículos serán desplegados en las rutas para utilizar las nuevas estaciones de GNC, así como para agregar a flotas existentes de gas natural en otras ubicaciones de UPS, incluidas Atlanta, Georgia, y Salt Lake City, Utah.

Esta inversión de 130 millones de dólares en capacidad de GNC para 2018 se suma a las anteriores de 100 millones de dólares en 2016 y 90 millones de dólares en 2017. Así, la compañía de logística ha invertido en una década más de mil millones de dólares en combustible alternativo y vehículos de tecnología avanzada así como estaciones de abastecimiento de combustible.

“Creemos firmemente que una mayor inversión en nuestra flota de gas natural es un elemento clave para ayudarnos a alcanzar nuestros objetivos a largo plazo para reducir nuestras emisiones de CO2”, expresó Carlton Rose, presidente de mantenimiento e ingeniería de flota global para UPS, citado en un comunicado.

“Demostramos la efectividad de los vehículos y el gas natural en 2017 al usar 77 millones de galones equivalentes en nuestra flota terrestre. UPS es un catalizador para la adopción a gran escala de vehículos de gas natural”, agregó.

Actualmente, la empresa despliega aproximadamente 8,500 vehículos de bajas emisiones y estudia qué tecnología funciona mejor en cada configuración de ruta. Esto incluye vehículos completamente eléctricos, híbrido-eléctrico, híbrido-hidráulico, con consumo de etanol, gas natural comprimido (GNC), gas natural licuado (GNL) y propano.

La creación de capacidad de GNC y gas natural licuado (GNL) es un facilitador importante para aumentar el uso de gas natural renovable (RNG) de UPS, con el que la compañía ha logrado hasta un 90 por ciento de reducción de emisiones de gases de efecto invernadero en el ciclo de vida de los vehículos en comparación con el diesel.

El año pasado, usó 15 millones de galones equivalentes de RNG, lo que lo convierte en el mayor consumidor de este combustible alternativo en el sector del transporte.

Esta estrategia ayudará a UPS a alcanzar su meta a 2020 de que uno de cada cuatro vehículos nuevos que adquiera utilice combustible alternativo o sea una unidad de tecnología avanzada. La compañía también se ha fijado el objetivo de reemplazar el 40 por ciento de su consumo de combustible con fuentes distintas a la gasolina convencional y el diesel. Estos objetivos van de la mano con reducir sus emisiones de gases de efecto invernadero de las operaciones terrestres globales en un 12 por ciento para 2025.