El robo al autotransporte fue la problemática que más afectaciones causó a las empresas en 2017, convirtiéndose en un rubro prioritario para los agremiados a la Cámara Nacional del Autotransporte de Carga (CANACAR) y el más recurrente en las reuniones con autoridades y legisladores.

El crecimiento de este delito se ha ido recrudeciendo con el paso del tiempo, por lo que CANACAR ha venido desde entonces levantando la voz, exigiendo y trabajando de cerca con la autoridad para buscar soluciones, precisó en su mensaje mensual Rogelio Montemayor, presidente del organismo.

El pasado 15 de diciembre, el Senado aprobó reformas que tipifican el robo al autotransporte como delito federal, lo que dijo Montemayor, representa un gran logo para el organismo que preside.

“CANACAR lleva muchos años buscando estas reformas, siempre estuvo pendiente de ello en el Congreso. Impulsó la iniciativa de ley junto a CANAPAT, a la cual se sumaron otras organizaciones transportistas bajo el lema de Sector Unido”, precisó.

Añadió que el Congreso avaló una demanda que los transportistas venían exigiendo con urgencia, la cual contribuirá a combatir el robo y a darle una mejor instrumentación a las autoridades para perseguir el delito.

El líder gremial se dijo complacido con la participación de los socios de la CANACAR, de las autoridades, organizaciones y sectores productivas; coordinación que a lo largo de su gestión ha favorecido los cómo sí.