La Ciudad de México sacará por completo de las calles para el año 2025 los vehículos de transporte público de pasajeros que funcionen con diésel, como parte de un acuerdo conjunto con las ciudades de París, Madrid y Atenas pactado en el marco del foro internacional C40 Mayors Summit 2016.

“No habrá una sola concesión más para los microbuses que todavía circulan en la Ciudad de México. Todo parque vehicular concesionado, los vehículos colectivos, tienen que contar con reductores de contaminantes de última tecnología. Así será de ahora en adelante”, explicó Miguel Ángel Mancera, Jefe de Gobierno, en el último día de actividades de la cumbre climática.

“El compromiso es muy claro para sustituir los vehículos diésel: toda nuestra flota del sistema de movilidad de la Ciudad de México dejará de usar diésel en toda la renovación de la flota. El compromiso es concesionar en los sistemas BRT, que se vaya hacia las versiones híbridas, y después el primer corredor eléctrico”, indicó.

El funcionario expresó que no es un secreto que la Ciudad de México lidia con dos problemas fuertemente relacionados: la contaminación del aire y el tráfico, por lo que ampliar los medios de transporte alternativos como el sistema BRT del Metrobús y las líneas del Metro, además de invertir en infraestructura ciclista, ayudará a resolver los congestionamientos vehículares en las vialidades capitalinas.

El anfitrión de la bienal de alcaldes indicó que busca incentivar el uso de vehículos eléctricos, por lo que la renovación de los taxis en la capital mexicana será con este modelo o con el híbrido. Además, su gobierno trabaja en pasar de 125 a 150 kilómetros de BRT con la ampliación de la Línea 5 y 7 del Metrobús.

Cada año, al menos 3 millones de muertes en el mundo están relacionadas con la mala calidad del aire, y la gran mayoría de estos decesos ocurre en las urbes, de acuerdo con la Organización Mundial de la Salud.

Calificada por estos gobiernos como un esfuerzo sin precedentes, la iniciativa incluye incentivar el uso de vehículos con energía alternativa, ampliar los sistemas de ciclovías y promover los traslados a pie.

Anne Hidalgo, Alcaldesa de París y líder del grupo de ciudades que integran el C40, dijo que con su proyecto se abre un mercado nuevo con oportunidades económicas y ecológicas, por lo que llamó a la industria que produce los vehículos diésel a unirse a esta iniciativa.

“No toleraremos más la contaminación del aire ni las muertes y problemas de salud que acarrea, particularmente a los ciudadanos más vulnerables. Grandes problemas como la contaminación ambiental requiere acciones contundentes, por lo que pedimos a la industria manufacturera de autos y autobuses unirse a nosotros”, dijo la funcionaria gala.

“Siempre hay un riesgo, y nosotros queremos actuar junto con la iniciativa privada. El mundo del mañana no es con energía fósil, sino con energía limpia”.

La bienal climática que reúne en la capital mexicana a alcaldes de todo el mundo para luchar contra el cambio climático cierra hoy sus actividades.