Tal como ha señalado en oportunidades anteriores, Miguel Elizalde, presidente ejecutivo de la Asociación Nacional de Productores de Autobuses, Camiones y Tractocamiones (ANPACT), destacó la importancia de la renovación de la flota de autotransporte nacional, medida que contribuirá a la seguridad vial, al cuidado del ambiente y a incrementar la competitividad de las empresas.

No obstante, precisó que para poder impulsar este tema es necesario poner solución a los robos, pues es una problemática que está causando graves estragos a los transportistas, convirtiéndola en un obstáculo para la adquisición de unidades nuevas.

Detalló que, de 16,000 tractocamiones comercializados al año en el país, alrededor del 30 por ciento, es decir, cerca de 6,000 son víctimas de la delincuencia. Esta situación, dijo, desmotiva la renovación vehicular, pues “si al transportista le va mal, a nosotros también”.

De ahí la importancia de que la ANPACT trabaje en conjunto con los organismos y asociaciones del autotransporte en busca de una solución y de abrir los canales de comunicación adecuados con las autoridades para poner remedio a este desafío.

En este sentido, Elizalde reiteró el planteamiento con el que el organismo a su cargo busca impulsar la renovación del autotransporte: otorgamiento de incentivos verdes, financiamiento, profesionalización, marco regulatorio y supervisión normativa.

Respecto a la puesta en marcha de un nuevo esquema de chatarrización, el directivo precisó que éste debe diseñarse tomando en cuenta la retroalimentación de los micro y pequeños transportistas, quienes al final de cuentas, son los que utilizarán este programa. Entre los aspectos que considera de mayor relevancia para el éxito de esta iniciativa, está el de reducir la burocracia que éste implica, pues mientras más ágil sea el proceso, dijo, se volverá más transparente y llegará a quien realmente tiene que llegar.

Desde su perspectiva, el incentivo debe ser entregado directamente al transportista, para que éste lo haga válido en la compra de una unidad nueva o seminueva, siendo esta última una alternativa muy atractiva para ir teniendo acceso a vehículos en mejores condiciones, sin que tenga que hacer una gran inversión inicial. Por esta misma razón, destacó la importancia de fortalecer el mercado secundario de unidades.

Señaló que uno de los argumentos de mayor relevancia para que el Gobierno otorgue incentivos para la renovación vehicular, es el hecho de que la adopción de unidades de modelo reciente, redunda en mayor seguridad vial y salud pública, lo que representa importantes ahorros para las autoridades.

En lo referente al transporte de pasaje urbano, detalló que la renovación no lo es todo, pues también es necesario realizar una reestructuración de rutas que atienda de manera más eficiente las necesidades de movilidad de la ciudadanía.

Sobre 

Comunicóloga especializada en redacción y publicidad para medios impresos con Máster en Comunicación y Periodismo. Reportera en la revista Transportes y Turismo.