Total está consolidando su posición como jugador clave en la movilidad eléctrica al lanzar en Europa una línea innovadora de fluidos para vehículos eléctricos e híbridos.

Estos productos se han desarrollado para satisfacer las necesidades de refrigeración y lubricación de los diversos componentes de estos nuevos tipos de motores y para garantizar que permanezcan en óptimas condiciones durante toda su vida útil.

Ahora hay dos nuevas líneas de productos disponibles para los fabricantes de automóviles: Total Quartz EV Fluid, para vehículos ligeros, y Total Rubia EV Fluid, para unidades industriales y de servicio público  así como autobuses eléctricos.

Comercializados por Total Lubricants, se unen a las otras soluciones de movilidad eléctrica que la marca gala ofrece a través de una variedad de aplicaciones concretas para la gestión de flotas.

Philippe Charleux, Vicepresidente Senior de Lubricantes y Especialidades de Total, dijo que estos productos se alinean con las nuevas necesidades de movilidad eléctrica.

 

“Integrados antes de que los vehículos salgan de las fábricas, estos fluidos de alto rendimiento los acompañarán a lo largo de su vida útil, beneficiando a todos nuestros clientes: fabricantes de piezas, fabricantes de automóviles y usuarios finales. Este proyecto ilustra nuestra excelencia técnica y nuestra capacidad de anticipar e innovar, lo que aprovechamos para una movilidad sostenible”, indicó el directivo.

 

Estas líneas se desarrollaron para proporcionar una mejor solución para los problemas específicos relacionados con los motores y las transmisiones con altas velocidades de rotación y la necesidad de controlar el intercambio de calor en las baterías eléctricas.

Los investigadores centraron sus esfuerzos de investigación y desarrollo para estos fluidos en cuatro características principales, requeridas por cualquier aplicación eléctrica o híbrida:

  • Propiedades dieléctricas, esenciales para cualquier uso con corriente eléctrica.
  • Compatibilidad con los nuevos componentes de electrificación, ayudando a prevenir la corrosión de las bobinas de cobre en motores eléctricos y protegiendo sus recubrimientos de polímeros.
  • Una solución para las restricciones de temperatura específicas de los modelos eléctricos: evacuación calórica rápida durante aceleraciones importantes o cargas rápidas, gestión térmica de baterías, etc.
  • Servicios de lubricación convencional para transmisiones, para proteger sus componentes mecánicos, mantener las propiedades de fricción óptimas y garantizar la eficiencia de los vehículos a lo largo del tiempo.