Atrás quedó el año de incertidumbre electoral. Con la promesa de luchar contra la corrupción y abatir las malas prácticas del pasado, la nueva administración federal tomó el timón del país. Falta de acción pocos podrán reprocharle al actual mandatario, pues desde antes de asumir el cargo comenzó a trazar la estrategia que regirá los próximos seis años.

Donde la controversia comienza a desatarse es por algunas de las resoluciones que ha tomado, entre ellas, la cancelación del Nuevo Aeropuerto de la Ciudad de México, el sí rotundo al proyecto del Tren Maya y, en semanas recientes, la lucha frontal contra el robo de hidrocarburos, la cual dejó como saldo el desabasto de combustible en 11 estados del país y afectaciones en la operación de micro, pequeñas y medianas empresas de estas entidades; así como malestar en la sociedad, entre los gobiernos locales y la iniciativa privada ante la falta de un plan de acción claro. Sin embargo, en medio de la adversidad, surge la posibilidad de reconocer al autotransporte de carga como un medio confiable para transportar el combustible. Este último punto despertó el interés de muchos mexicanos por emplearse como conductores de pipa, mismo que de ser legítimo, vendría a aliviar el déficit de 50,000 operadores que, de acuerdo con la CANACAR, acusa el sector.

 Prioridades en la agenda

Más allá de este panorama, 2019 ha traído consigo la estabilidad del tipo de cambio, el cual se ha mantenido tras cruzar la barrera de los 20 pesos en diciembre del año pasado. Con una menor volatilidad a la vista, la industria de vehículos pesados se concentra en el que la mayoría de las armadoras entrevistadas identifica como el tema más relevante de su agenda: el cambio de emisiones.

El próximo 1 de julio es la fecha establecida para que fabricantes de vehículos y motores a diesel detengan la producción de unidades EPA 04 y Euro IV, hecho que dará paso a la comercialización de los estándares de emisiones Euro V y Euro VI. Las armadoras se reportan listas para hacer frente a esta evolución y apoyar a sus clientes para brindarles la asesoría que requieren, a fin de lograr una transición amigable que no represente un riesgo para su rentabilidad.

Al respecto, Flavio Rivera, Presidente y Director General de Daimler Vehículos Comerciales México, señaló que será un reto muy interesante que, aunado a las nuevas disposiciones fiscales, será un aliciente para que las empresas de transporte, sin importar su tamaño, apuesten por la profesionalización.

Si bien la adopción de los nuevos estándares de emisiones supone un incremento en el costo de las unidades y la incorporación de la urea como un nuevo insumo, los fabricantes de vehículos pesados coinciden en que los nuevos motores traerán consigo una disminución en el consumo de combustible.

Sobre el particular, Ignacio García, Vicepresidente de Cummins Latinoamérica, expresó su confianza en el buen rumbo que prevé para la adopción de la tecnología Euro V, pues la compañía que representa ha sembrado ya 4,000 motores Euro IV, permitiendo así que los transportistas se familiaricen con el uso de la urea, el tipo de operación que demandan estas unidades y las características inherentes a esta clase de tecnología.

En tanto, Martin Saenz, Director General de Volvo Trucks México, reiteró la importancia de la eficiencia de los productos para ayudar a optimizar las operaciones de los transportistas mexicanos y, ya convencidos con los resultados, de la conveniencia de incorporar a sus flotas las nuevas tecnologías de emisiones.

Luis Fernando Reyes, Director Comercial de Kenworth Mexicana, añadió a la lista de temas prioritarios la inseguridad que sigue causando estragos en la operación de las empresas de autotransporte, desafío al que se suma el déficit de operadores que año con año se mantiene vigente.

Por su parte, Enrique Enrich, Director General de Scania en territorio nacional, destacó que, el tema del traslado de combustible que ha cobrado vigencia en las últimas semanas, seguirá presente a lo largo del año, por lo que cada vez será más frecuente el transporte de hidrocarburos a través de vehículos de carga.

Desde la perspectiva de Emerson Gutiérrez, Director Comercial de Mack Trucks México, el tema de los vehículos doblemente articulados seguirá vigente en este 2019. Señaló que, por un lado, el grupo parlamentario de Morena insiste en la idea de sacarlos de circulación; no obstante, el propio Gobierno federal está apostando por ellos para el traslado de combustible. Confió en que luego de experimentar de primera mano la rentabilidad que esta configuración es capaz de aportar, termine la controversia en torno a los fulles y únicamente se ponga mayor énfasis en la supervisión normativa de su circulación.

En lo que respecta a la movilidad de pasajeros, Rafael Kisel, Director General de Volvo Buses México, resaltó la necesidad de avanzar hacia la transición energética del transporte público, lo que permitiría reducir la dependencia de los combustibles fósiles, evidenciada en las últimas semanas y, por otro lado, disminuir los índices de contaminación registrados en las grandes urbes del país.

Manos a la obra

Cada fabricante tiene muy clara la estrategia que seguirá a lo largo del año para mantener su posicionamiento en el mercado, entre las cuales se distingue un aspecto en común: el enfoque en el cliente. Saben que la clave está en la capacitación, tanto de sus colaboradores como del personal técnico y comercial de su Red de Distribuidores, así como al interior de las empresas de sus clientes.

“Nuestro objetivo es desarrollar al principal capital de Volvo Buses: nuestra gente. Asimismo, tenemos la tarea de preparar, capacitar y desarrollar a los expertos que mantienen las unidades en perfectas condiciones para que nuestros clientes tengan el mejor uptime y su negocio, literalmente, marche sobre ruedas”, precisó Rafael Kisel.

Por su parte, Flavio Rivera compartió que Freightliner no ha cesado en su objetivo de capacitar a su personal, con especial atención en el tema del cambio de regulación. Informó que han entrenado a 300 personas de su Red, quienes tienen la misión de replicar el mensaje en sus respectivas plazas y, a la vez, entre los clientes a los que prestan servicio.

Hirokazu Maruyama, Presidente del Consejo y Director General de Isuzu Motor de México, concuerda en la necesidad de capacitar a los operadores de las flotas de sus clientes, lo que permitirá su especialización en las nuevas tecnologías y sistemas de postratamiento que incorporan las unidades de última generación. El directivo destacó que es preciso comunicar a los clientes las ventajas de estos vehículos para que entiendan que, si bien trae consigo un incremento en el precio, los beneficios también van al alza.

La postventa es un elemento que cada vez cobra mayor relevancia en la decisión de compra de los clientes, de ahí que los protagonistas de la industria de vehículos pesados destacaran la necesidad de enfocar sus esfuerzos en afinar sus estrategias postventa, trabajar en la certificación de sus centros de servicio, mantener la motivación en sus redes de distribución y la constante retroalimentación con sus clientes.

En este sentido, Renato Villalpando, Director General de Kenworth Mexicana, compartió la decisión de continuar con la implementación de su iniciativa Red Total. A la fecha, dijo, 19 centros de servicio de su Red han sido avalados por esta iniciativa. Detalló que el objetivo para el 2020 es completar la certificación de todos sus puntos de atención.

Tamaño del mercado

Para este 2019, Flavio Rivera, responsable del posicionamiento de Freightliner en el país, vislumbra un mercado estable, en el que rijan condiciones muy similares a las registradas en 2018.

Esta percepción es compartida por Renato Villalpando, quien señaló que en los últimos tres años, la industria de vehículos pesados ha mantenido niveles muy saludables. Tanto el líder de Kenworth Mexicana como el de Isuzu Motors de México, señalaron que prevén un pequeño ajuste a la baja, cercano al 6 por ciento, en comparación con lo reportado en 2017.

En lo que se refiere al segmento de pasaje, Mercedes-Benz Autobuses coincide con la proyección de la Asociación Nacional de Productores de Autobuses, Camiones y Tractocamiones (ANPACT), la cual prevé que en 2019 se vendan 8,600 autobuses, cifra que refleja un mercado similar al de los últimos dos años.

Financiamiento

Los entrevistados concuerdan en que el aumento de las tasas de interés, podría traer consigo mayor cautela en las inversiones realizadas por los transportistas. No obstante, prevén que la necesidad de mover carga se mantenga pujante, por lo que esperan que los clientes sigan recurriendo al crédito para crecer sus flotas, ante la demanda de sus servicios.

A respecto, Isuzu Motors de México estima que las ventas a través del financiamiento experimenten una disminución, mientras que los clientes apostarán por pagar sus créditos en tres o cuatro años, dejando de lado la opción de los 60 meses, pues les resultará mucho más costoso.

 

 

 

 

 

 

Sobre 

Comunicóloga especializada en redacción y publicidad para medios impresos con Máster en Comunicación y Periodismo. Reportera en la revista Transportes y Turismo.