Allende, Nuevo León, es reconocida como una tierra de gran arraigo para el transporte, así que no es de extrañar que una oriunda de esta ciudad heredara la pasión por los vehículos de carga; más si la vocación corre también por sus venas. Con este antecedente, Marcela Marroquín Cavazos decidió seguir los pasos de su padre y su tío, quienes desde muy jóvenes incursionaron en el autotransporte de mercancías.

Sus primeros acercamientos a este sector fueron a través de la empresa familiar Fletes Marroquín (FMS). Más adelante, con mayor experiencia y la convicción de seguir creciendo, Marcela —junto con sus padres y su hermano—, tomó la decisión de crear otra compañía para fortalecer al Grupo, lo que dio como resultado el nacimiento de MM Carga, en donde la joven se desempeña actualmente como Gerente Administrativa. 

Graduada de la licenciatura en Administración de Empresas por el Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Monterrey (ITESM), Marcela Marroquín ha cursado varios diplomados para continuar su preparación y constantemente recibe la capacitación ofrecida por la Cámara Nacional del Autotransporte de Carga (CANACAR), lo que le da la posibilidad de mantenerse al día de todas  las modificaciones y regulaciones que atañen al sector. “Todas estas experiencias me permiten tener una visión integral para el desarrollo de mi profesión”, precisó.

Pasos sólidos

A pesar de su juventud, la empresaria sabe que su labor ha sido determinante para la consolidación de las diferentes unidades de negocio que conforman al Grupo Marroquín, convirtiéndolo en referente de profesionalismo, calidad y seguridad.

De manera especial, Marcela habló de la creación de Lucky Gas Transport, empresa dedicada al traslado de combustibles, materiales y residuos peligrosos; proyecto en el que la originaria de Allende ha estado muy involucrada, pues constituye una nueva opción para ampliar la gama de servicios que brindan a sus clientes.

“Marce”, como amigablemente la llaman sus colegas del sector, está convencida de que una de las decisiones más atinadas que ha tomado es la de apostar por el crecimiento de las empresas de la familia Marroquín y buscar la diversificación de sus servicios, sin perder de vista los que considera los pilares de su operación: profesionalización, cumplimiento normativo y altos estándares de calidad.

“Gracias a estos principios, hoy tenemos un Grupo en crecimiento, con salud financiera y el firme propósito de trabajar de manera integral para contar con la confianza de nuestros clientes”, destacó.

La empresaria se considera una mujer con determinación, amante de la innovación y fiel creyente en que el trabajo constante, ha sido fundamental para destacar en un sector que le apasiona.

Entre los principales desafíos que la joven ha enfrentado en su trayectoria, habló del requerimiento de certificar los dobles remolques que utilizan para su operación, la cual se desarrolla prácticamente en su totalidad mediante esta configuración. “Esta regulación representó un gran reto; sin embargo, puedo decir orgullosa que actualmente, todas nuestras unidades y operadores cumplen a cabalidad con los requisitos y exigencias marcadas por la NOM-012.

Una de sus mayores satisfacciones, reveló, es la de participar activamente en el transporte de mercancías, lo que en términos simples se traduce en hacer posible que los bienes de consumo diario lleguen a los mexicanos, contribuyendo así a activar la economía nacional.

Sobre 

Comunicóloga especializada en redacción y publicidad para medios impresos con Máster en Comunicación y Periodismo. Reportera en la revista Transportes y Turismo.